La Crianza de nuestras Manzanillas se realiza en más de 20.000 m2 de bodegas enclavadas en el casco antiguo de Sanlúcar. De todas ellas destaca nuestra Bodega Central, situada en calle Mar, 8 con 13.500 m2

Presenta rasgos neogóticos en su fachada y en su interior podemos apreciar parte de la antigua Sacristía de la Iglesia de Santo Domingo conservando el espléndido alfarje policromado del refectorio y algunas puertas originales.

La crianza de Manzanilla en Argüeso comienza en nuestra Bodega de San Lucas, situada en el Pago del Hato. La privilegiada ubicación y orientación a los frescos vientos de poniente de este singular casco bodeguero es idónea en las primeras etapas, donde el velo de flor transforma los mostos de uva Palomino procedente de viñedos de albariza en los sobretablas que posteriormente rociarán nuestras clases en el sistema de criaderas y soleras.

Nuestras soleras de Manzanilla y vinos de crianza oxidativa se encuentran en nuestro núcleo bodeguero de la Calle Mar junto al Convento de Santo Domingo, en pleno Barrio Bajo sanluqueño. Cascos bodegueros por debajo del nivel freático con un microclima especial que dotan a la Manzanilla de la sapidez y salinidad propias y características de los vinos de Argüeso, los más apreciados y consumidos por la gente de Sanlúcar.

Entre nuestras bodegas del Barrio Bajo destacan las de Santo Domingo, San León, La Caridad, San José, La Cruz, San Vidal y el casco de San Juan, lugar este último donde se cría y reposan los 44 toneles de la Manzanilla Pasada San León Reserva de Familia.